Medida impopular de la monarquía

Pocas semanas después del revuelo del “¡¿Por qué no te callas?!” de S.M. Don Juan Carlos al Sr. Chávez hoy la monarquía ha tenido otro gesto que va a traer cola.

Un ejemplo de ello es que ya hemos tenido que modificar nuestra página de presentación ante tan contundente e inesperada medida de la realeza.

Los hechos tuvieron lugar la pasada madrugada del 5 al 6 de enero y tuvo sus primeras consecuencias cuando, al amanecer, soñolientos aún pero incapaces de resistir un minuto más a las insistentes acometidas de Darío para levantar a toda la familia e ir a ver qué nos habían dejado los Reyes Magos, nos dirigimos al salón para descubrir estupefactos que estos, ni cortos ni perezosos, habían decidido implacablemente cumplir con los deseos de Bruno y Darío de tener ¡otra mascota!

Por suerte los servicios diplomáticos de la Casa Real Maga consiguieron persuadir a los monarcas de la inconveniencia de cumplir a pies juntillas el pedido de la carta de los mencionados niños pues, de haberse cumplido sus deseos a rajatabla y haberles traído como pedían un monito, la crisis habría tenido consecuencias impredecibles.

Aún así, la llegada a la casa de dos nuevas criaturas, Coquito y Bigotitos, dos hámsteres diminutos y grises, ya ha desencadenado las primeras reacciones entre los miembros de esta comunidad.

Por una parte, Pichí y Esmáldi, que, aunque acallados por las golosinas que los arteros magos les han dejado no han querido hacer declaraciones, ya se muestran inquietos y recelosos ante la posibilidad de ser desplazados a un segundo término en la que había sido hasta ahora su hegemonía como mascotas de la familia.

Si bien los abnegados padres soportan esta situación con estoica calma, especialmente al desmentir su primera impresión: la posibilidad de que los dos adorables ratoncitos no fuesen las mascotas en sí, si no el alimento de la mascota verdadera que aún estuviera por ser desenvuelta en alguno de los demás paquetes. Aún así, la tensión ha llegado a sus niveles más altos cuando, unos minutos después de recibir el regalo, la alfombra del salón parecía la pista central del circo, llena de virutitas y con dos domadores de fieras haciendo dar volteretas a sus nuevos amigos.

Si bien aún la sangre no ha llegado al río, no podemos predecir hasta donde llegará  esta situación. Lo cierto es que pese a la desesperación inicial estas criaturas nos miran con esos ojitos y… en fin.

Las encuestas indican que el nivel de popularidad de S.M. los Reyes Magos de Oriente y la institución que representan se ha venido abajo entre cierto sector de la familia reduciendo notablemente la diferencia de puntos con la república noelesca, aunque este claro repunte va volviendo a su tendencia habitual a medida que el entusiasmo de los niños con sus mascotas va creciendo, la simpatía de las mascotas va horadando el corazón de los padres y ante la idea de que Papá Noel habría tomado medidas bastante similares en una situación así.

Devolvemos nuestra conexión a los estudios centrales a la espera de que se produzcan nuevos acontecimientos que les serán puntualmente relatados.

Desde Hoyo de Manzanares para Un Mundo Mejor.

La Rana Gustavo el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s