menudencias

A principios de agosto bajaba andando la calle Princesa y vi a lo lejos un hombre tocado con un salakoff – ¡¿Wimasaju?! – pensé – pero al acercarme me di cuenta que se trataba de un turista oriental y aunque nunca he visto su cara y pese a que su nombre podría encajar en esos rasgos, no me dió la impresión de que fuera él.

Seguí caminando y echándoos de menos.

– o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o –

¡Mira papá, dos mariposas enamorándose! … o jugando al pilla – pilla. Dijo Darío sin darse importancia, yo sonreí (mi hijo es un poeta) y seguimos el paseo en bici por el monte.

– o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o –

Para llegar a Galicia tuvimos que atravesar la ancha Castilla y nos acordamos de Jusamawi…

Foto0057

Por favor, abstenganse de comentar la calidad artística o técnica de esta imagen. Solo es el lugar por el que pasábamos, ya de vuelta, capturado en un movil y sin siquiera parar el coche.

– o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o –

En el norte de España (o tal vez en nuestra cabeza que, salvo los que comparten hemisferio con Patricia, también solemos ubicar al norte) suceden cosas como esta: ¡geránios creciendo en una palmera!

Foto0050

Claro, nos acordamos de Karen.

Por favor, absténganse de comentar la calidad artística o técnica o, incluso, la belleza de la foto pues aunque nos percatamos del fenómeno nada más llegar a nuestro destino ya que estaba en la zona infantil, la primera en la que, obligatoriamente, estuvimos un rato, la captura fué echa con el movil y justo antes de salir de vuelta a casa como parte de las cosas de las que estas a punto de olvidarte en el último momento.

– o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o –

Siempre he sentido septiembre como el momento de los proyectos de enmienda y de los nuevos planes, más incluso que año nuevo. Hacía seis años que no terminaba un agosto y empezaba un septiembre con cambios tan drásticos.

– o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o –

En honor a Milla me llevé Cuentos Inconclusos para leer durante las vacaciones, pero no había avanzado ni unas páginas por la historia de Túor y su llegada a Gondolín cuando encontré entre los libros de bolsillo que ofrecía el supermercado en el que entramos a reponer nuestros víveres el Ensayo sobre la ceguera de Don José. Sabiendo que no dejaría de ser en honor de Milla si no que lo ampliaría a Jusamawi, no lo dudé ni un segundo y lo saqué de aquel lugar entre fruta, leche, galletas y algunas conservas, como se lo habría llevado la mujer del médico (bueno, yo lo pagué)

Nunca me he alegrado tanto de encontrarme con un libro como cuando he terminado de leer este. Lástima que el mío no esté dedicado por J.

– o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o – o –

Hace unos días leí algo del Sr. Hubbard sobre cómo los cambios, cuando son demasiado rápidos o demasiado lentos afectan a la capacidad de ser y de tener (o de ubicarse y alcanzar) de uno. Hacía tiempo que uno de estos datos no me daba tan de lleno para explicarme lo que me estaba pasando. Luego Cris tuvo el acierto de leerme del Manual para Preclears algo sobre cómo los “quizás” nos atrapan.

Anuncios

18 Respuestas a “menudencias

  1. Dios mío!!!! Vine a pedirles un favor y me encuentro con esta maravilla! Es fantástico. Cuanto nos queremos!!!!! Volveré por la noche para leerte como Dios manda y dejar un comentario inteligible. LOVE, La Dama de los Geranios.

  2. Desobedeciéndote un poco, debo decir que las fotos son hermosas. Mi celular murió. Por favor dame la marca del tuyo. Definitivamente será el próximo que adquiera. Con la excepción de un hijo poeta, a menudo me pasan esas cosas que te pasan a ti. No las he escrito, así que me alegra de que tú lo hayas hecho, especialmente en estos días algo melancólicos en que (al menos yo) echo de menos a mi vecino, a M. de Sajou que parece se lo ha tragado la tierra, a Patricia y a Cris. Ahora que lo pienso sólo estamos M, tú y yo. Qué triste ¿no crees? Dice la sabiduría popular venusiana que “de Maybes está empedrado el camino al Infierno”. Un besito en cada lado para ti y dos más para Tararíquetecris.

    • No importa la desobediencia, aunque yo no estoy muy de acuerdo con tu apreciación, salvo porque a veces, aunque la foto estuviera desenfocada, desencuadrada, quemada, movida (y no sé más defectos para una foto)nos gusta por lo que evoca o significa ¿o te hubieran parecido igual de hermosas si en vez de acompañar a lo que escribí las hubiera puesto solas?
      Por cierto, mi celular es un samsung sgh700, pero para las fotos era mejor el que tenía antes, un nokia no me acuerdo el modelo.
      La verdad es que como esa pequeña gran poesía tanto uno como otro sueltan de vez en cuando una de esas que te dejan absolutamente desarmado (también tienen sus explosiones de iproperios, no te vayas tú a creer que van por ahí con sus alitas y su lira) para eso abrimos la categoría “El rincón de Bruno y Darío” pero la verdad es que la mayoría se no las llegamos a apuntar a tiempo. En este caso, como dices vino a salvarme de un ataque de melancolía y, por eso, se coló en esta entrada.
      Bueno, tu vecino parece que reapareció salvandoos a ambas (si, Milla, a tí también) de un ataque de desesperación. Pero es verdad que Cris (hoy sale por la tele) no ha estado por aquí últimamente, yo me comprometo a que venga a recoger tus dos besos y se pase por el jardín a corresponderte. A Patricia yo creo que la atraeríamos si nos juntamos un rato a charlar en el jardín con un buen vino ¿qué te parece?
      Respecto a los “quizáses” ¡qué sabia la sabiduría popular venusiana!
      Dos besos también para tí.

    • Gracias por el dato del celular. No sé si las fotos hubieran sido iguales, supongo que no, pero sólo hay una forma de saberlo. Hay fotos que no necesitan palabras, otras sí, es parte de su naturaleza y de su encanto. Saber distinguir entre ambas clases es a su vez todo un arte.

      Lo que cuentas de los angelitos con liras me recuerda un libro precioso que ilustró M. hace muchísimos años atrás para su amigo vasco. Este tenía una hija que, como todos los niños hacía y decía genialidades como las de los tuyos. Pero el amigo sí se ocupó de escribirlas. Y M. lo ilustró. Quedó bellísimo, pero como miles de proyectos de este hombre, nunca se publicó. Yo pude ver el “libro” y Milla me hizo la historia. Yo nunca llegué a conocerlo…

      Sí, mi vecino (o algo tan parecido a él que nadie notaría la diferencia) reapareció, después de todo. No creo que Milla haya estado “desesperada”, se preocupó un poco, es cierto, pero (aquí entre nos) ahora anda furiosa, mascullando improperios entre dientes (valga la redundancia) y no hay quien le hable del tema, ya que se expone a una de esas miradas vaporizadoras que sólo ella es capaz de “emitir”. Ya estuve a punto de perder la cabeza o al menos un brazo tres veces como consecuencia (afortunadamente, parece ser que conservo el tiempo de reacción de mis años mozos y pude esquivarlas, aunque dos paredes quedaron con boquetes y una enorme rama de un árbol fue “rebanada” como si hubiera sido un rayo láser y casi le cae encima a uno de los duendes… fue tan espeluznante que naturalmente no me atreví a reclamarle por el pobre árbol y opté por dejarla en paz), así que esperaré pacientemente a que se le pase para conocer el motivo.

      Ya vi que cumpliste tu promesa de hacer que Cris pasara por el jardín. ¿Estuvo en la tele promoviendo la piscina de bebés? ¡Me imagino que fue un éxito!

      Nada me gustaría más que juntarnos en el jardín, pero no creo que sea una buena idea en este momento… la última vez no fue demasiado gloriosa y… bueno, ya sabes cómo funcionan estas cosas. Te dejo ahora, debo dedicarle algo de tiempo a flickr.

      • Querida amiga gemela, estoy atónita…. leí y releí lo que has escrito y cuando logré cerrar la boca ya estaba completamente seca. También leí lo que escribiste de las minúsculas y puntos y comas…. si me permites una ligera evaluación piadosa, creo que necesitas volver a tu literario blog que de secreto ya poco le queda por lo que he podido ver. La ficción te llama a gritos.

  3. Wow! Estoy impresionada. Sin embargo, no puedo creer que hayas comenzado tu entrada con ese individuo incalificable, ni siquiera que lo hayas incluido… La foto castellana es preciosa. Yo también quiero un celular como el tuyo!!!! La de la palmera parece mandada a hacer.Perdón… decías algo sobre comentarios a las fotos? No puedo creer que hayas terminado el informe de Don José antes que yo!!!!Aunque no deja de tener cierta lógica, si tú lo leíste y yo lo tengo abandonado, si tú estás de vacaciones y a mí me sangran las manos de tanto trabajo…. pero en fin. Te agradezco que lo hayas leído en mi honor, aunque no me gusta mucho compartir los honores, al menos no con todo el mundo. Sácale el mayor provecho posible a los cambios y haz que sean para bien, para florecer y prosperar en todas las Ds. Gracias por esta tierna entrada, especialmente el pedazo de Darío. Me caigo de sueño. Me voy a la cama. debo levantarme dentro de 4 horas. Love, M (Por qué firmo? debe ser el cansancio)

    • Dice el refranero que mejor solo que mal acompañado, pero eso sólo se dice cuando se está mal acompañado, no cuando se está solo. Además, no me negarás que W, aunque incalificable (o quizás precísamente por eso) tiene su encanto y que un salakoff por el centro de Madrid no deja de ser algo fantástico.
      La foto de la palmera parece mandada a hacer porque fué mandada a hacer, pero a la señora qeu me la encagó no le gustó.
      Lo que yo no me puedo creer, ayer mismo lo hablaba con Cris, es que tú puedas hacer todo lo que haces y ¡además! estar al tanto de todo y escribir en todos los blogs y ver películas y comentarlas y comentar los comentarios sobre tus comentarios y… Si todavía hubieras terminado tú el libro antes que yo hubiera pensado que no eres sólo una si no que sois cuatro o cinco Millas (no la unidad de longitud) que andan por ahí haciendo cosas como locas… De todos modos, te recomiendo encarecidamente que le dediques algún ratito al libro. Pese a que habla de una catástrofe, lo hace con un optimismo que sé que te encantará. Y no mientas sobre compartir honores con ciertas personas, sé que te encantó que te dedicara el libro…
      Respecto a los cambios, estoy en ello tratándo de sacarle el mayor provecho, pero la transición se está tornando un poco dura.
      Buenas noches, que esas cuatro horas te alimenten bien y que sueñes cosas bonitas y que cuando te despiertes se cumplan una detrás de la otra.

  4. 1-Monsieur de Sajou paseando Calle Princesa abajo.¡Con el salacoff puesto! Le voy a cantar las cuarenta.Me dijo que se retiraba una temporada a meditar en no sé que monasterio perdido y héte aquí con que te lo encuentras camino del Corte Inglés.

    2-Campos de Castilla como ése me hacen falta ahora, para recorrerlos, olerlos y respirarlos.En esos caminos soy yo y no en la playa de la concha a las cinco de la tarde con una toalla del vecino en la cara y la sombrilla de la vecina clavada en mi pie.

    3-Lo de los geranios en la palmera no es más que un montaje para contentar a K. Si se entera Monsieur va raudo y veloz a arrancarlo para enviarlo por vuelo transoceánico.

    4- Has ganado un amigo para toda la vida.El Ensayo sobre la ceguera es uno de los libros que más abren los ojos. Todo hubiera sido distinto si no te hubiera gustado. Te hubiese vuelto a retar a duelo.

    5-¿Quién ha dicho alguna vez que M. es exagerada?Esta vez sólo ha dicho que le sangran las manos de tanto trabajo. Yo, para no ser menos y para ser más poético,diré que me sangra el alma con tanto sufrimiento.

    6-Yo no he leido a Mr. Hubbard pero no he podido dejar de pensar en Nat King Cole y sus quizás.

    7-Septiembre no es mes de mi gusto.Creo que lo he dejado claro muchas veces. Lo que sí hago todos los septiembres es ver la peĺicula de Woody Allen con ese título. Viéndola sí disfruto de ese ambiente de final de verano, de que algo termina porque tiene que terminar. En fin, no es más que un consuelo.

    8-Sólo me queda por esperar si Wimasaju me trae algún regalo de su visita madrileña. No soy muy optimista.Ya sé en qién se habrá gastado todo.

    9- Me lo he pasado realmente bien leyendo esta entrada.

    10-¿Qué es eso de la tele?

    11-¿Por qué Darío relacionaría enamorarse con jugar al pilla- pilla?

    12-Saludos desde el norte.

    • Vecino querido, a pesar de que no son buenos modales responder antes que el dueño de casa, decidí “resistir al tentación”… Tengo curiosidad de saber a qué te refieres en (3.) con que los geranios “no son más que un montaje para contentarme”… Por otra parte, desafortunadamente, es improbable que W. se entere de nada, mucho menos que mande nada… como dije, parece que se lo ha tragado la tierra. Es una lástima. Todo comenzó a cambiar desde la noche de la inauguración de la cascada. Sólo espero algún día poder comprender qué sucedió.

      ¡Supongo que no te refieres a mí en (2.)! Jamás se me ocurrió pensar que había otras “vecinas”… cuando en realidad, sería lo más natural del mundo.

    • Los malos modales son del anfitrión que nos deja aquí hablando solos. Así que no te preocupes, Karen. Por lo que debes preocuparte es por la falsedad que acabas de escribir sobre mí y además por estar desempleada a partir de hoy. Además, si yo fuera tú, me preocuparía también por haber llamado “W” al innombrable.

      Profesor, gracias por su compasión en 5. Y permítame corregirle en 6.: ud. sí ha leído a Mr. Hubbard, fragmentos, pero sí lo ha leído.

      • No dejas de tener razón en lo primero que dices, sin embargo, son malos modales el mencionarlo. Él debería notarlo sin necesidad de que se lo restrieguen en la cara, querida. La palabra falsedad es relativa, lo sabes. ¿Desempleada? ¿A qué “empleo” te refieres? Soy, como tú, freelancer. No entiendo. Considera ignorado tu comentario sobre Monsieur.

  5. ¡Anda! Si estáis aquí las dos, por un momento he dudado si estaba en mundito o en el jardín. Qué gusto escucharos por aquí, porque aunque no os lo creais os escucho, os pongo voces (a vosotras y a Jusamawi). Bueno, la de Milla si que la escuché un día, me encantó escucharla reir. De repente había sonido en este blog que últimamente andaba tan silencioso.
    Espero que el otro anfitrión mañana aparezca.
    Aunque este no sea el jardín voy a dejar aquí un bizcocho y un helado por si volvéis y os apetece tomar algo.
    Un besote muy grande para los tres.

  6. ¡Pero bueno! ¿Qué es todo este jaleo?
    Parece una fiesta sorpresa de esas en las que uno entra en casa esperándo que todo esté tranquilo y silencioso y de repente ¡zas! se encienden las luces y de cada rincón sale un amigo gritando ¡sorpresa! y hay globos y comida y música…
    Empezaré por tí, J ya que te he tenido esperando respuesta contra los sabios consejos de tu vecina querida y su amiga cuyos comentarios, en este caso ignoraré (Prefiero las batallas en el jardín, me parece, no sé, más espacioso. Además aquí no tengo duendes para recoger luego los restos)
    1.Salvo que me confirmes que W tiene rasgos orientales no tienes por qué ser cierto que se tratase de él y, aunque lo fuera, no tiene que ser falso que se hubiese retirado a un monasterio ya que, alimentando su coartada, se podrían encontrar varios en los alrededores de Madrid.
    2.Ya me imagino ya.
    Aclararle aquí a tu vecina querida (pese a ser de mala educación contestar si no te han preguntado) que la playa de la concha, en temporada alta, se parece mucho más a las colonias de morsas que toman el sol apretadas allá por la Antártida que a las desérticas y paradisíacas playas de las que, al menos por los carteles de las agencias de viajes, podéis presumir en Santo Domingo.
    3.Ya quisiera yo dominar el photoshop como para contentar a nadie, pero no, es una foto “verídica” (¿una foto puede ser verídica?)
    Sin embargo, si crees que puede tener esos efectos en ese al que M. llama “el inombrable” (¿con una o con dos enes?) mejo se lo mantenemos en secreto (¿ese “se” no sobra?)
    En este punto el léxico y la ortografía me están jugando malas pasadas ¡y eso que yo no soy un ser literario! (¿o será precisamente por eso?)
    4.No hubiera merecido la pena batirse con alguien a quien no le hubiera gustado este libro, sería demasiado fácil de vencer. Es cierto que abre los ojos. Yo tengo la impresión, como me ha ocurrido con otros libros, de haber intuído una gran lección filosófica pero no haberla captado completamente. A pesar de lo cual he disfrutado como sólo se disfruta con esos libros que te hacen trasnochar, que te hacen pasarte de parada en el metro o que, cuando llegas a tu destino tienes que sentarte un momento para no dejar a medias.
    Este punto daría para una entrada entera y extensa que creo que escribirías mejor tú. Por ejemplo, me sorprendió mucho al principio cómo estaba escrito, sin signos de interrogación o admiración o de diálogo y cómo eso mismo, en vez de entorpecer la lectura va poco a poco ya desde las primeras páginas metiéndote en el caudal de la historia en el que solo puedes navegar a favor de la corriente sin esfuerzo.
    Me fascina cómo desde que se presentan uno se va encariñando con los personajes a pesar de sus miserias o precísamente por eso.
    Me encanta el contrapunto que representa la videncia de la mujer del médico (sin el que quizás no hubiera novela) pero cómo esta explica la ceguera de todos los demás, incluído el lector.
    Pero lo que más me gusta del libro es cómo, pese a relatar una experiencia terrible, lo hace con un optimísmo y una fé en el ser humano de los que a menudo nos olvidamos.
    Y ya, que la entrada te toca escribirla a tí.
    5. Cuando M y tú os ponéis así no hay quién os aguante (bueno, si, nosotros ¡qué cruz!)
    6. Este punto es fácil de resolver. Te recomiendo encarecidamente empezar con Dianética: El Poder del Pensamiento sobre el Cuerpo. Escríbeme un e-mail con los datos de envío y la forma de pago y yo me encargo del resto (bueno leerlo será cosa tuya)
    Ahora no recuerdo más que el “quizás, quizás, quizás (tan tachán)” del estribillo pero no la letra aunque me temo que no habla de la maldita angustia que me produce no saber qué va a ser de mi vida a partir de dentro de diez minutos (aquí quizás exagere un poco, com M y tú cuando os poneis plastas, así que ¡que no cunda el pánico!)
    7. Prometo probar tu consuelo y luego lo comentamos.
    8. No te pongas celosón, seguro que tú también le haces mucho más caso a tu vecina querida y a tu… bueno y a Milla que a Wimasaju pero cómo no va a ser así, si nos pasa a todos.
    Por cierto, el señor del salakoff llevaba una bolsa de plástico que dejaba ver una lata de cocido madrileño litoral (yo creo que W tendrá más clase a la hora de los souvenirs ¿no?)
    9. En ese caso, ha cumplido su cometido ¿qué más le puedo pedir a la vida?
    10. Cris estuvo dando una de sus clases de masaje para bebés en directo en un programa de Telemadrid. Bruno y Darío le acompañaron y salían por detrás como si nada.
    11. No sé, pero eso también daría para una entrada. ¡Te reto!¡A ver quién la escribe primero!
    El otro día viendo los fuegos artificiales que ¡alabado sea Dios! dieron por terminadas las fiestas del puebo (esto también da para una entrada completa) decía cosas como: “Esa explosión se me ha quedado en los ojos” o “Son meteoritos que se multiplican”…
    12.Abrazos desde el ¿sur?¿centro? bueno desde aquí.

    Como veréis, señoras, esta no era una respuesta de cinco minutos. Si bien es verdad que podría haber escrito algo así como “gracias por comentar, luego vuelvo y te respondo con tiempo” también es cierto que J no tenía tanta prisa como vosotras ¡impacientes!
    Pero no importa, aunque sea para meteros conmigo me gusta teneros por aquí.
    Un besazo para todos…
    Por cierto ¡¿qué será de Patricia?!

  7. 6. Sí habla de esa maldita angustia, pero sólo en la segunda dinámica… Por cierto, la canción es un BOLERO, lo cual significa que no fue escrita por NKC, sino por el cubano Osvaldo Farrés, en nuestra vida anterior (en 1947), el mismo compositor de Toda una vida, Tres Palabras y Acércate más (mi favorita de las cuatro, por cierto).

    • A mi todos estos títulos me recuerdan a mi padre, no sé por qué.
      Gracias por la aclaración.
      (Por cierto Milla – en voz muy muy baja, casi un susurro – acércate, que no nos oiga…¿Tú crees que J se animará a comprar y leer Dianética?)

      • Hola! No había visto este comentario. Bueno, no sé si en España se oían Boleros, pero son canciones de la época de nuestros padres y abuelos. Sobre el susurro, por supuesto que no, en mi humilde opinión.

  8. Jamás imaginé encontrar a alguien que se hubiera leído los Cuentos Inconclusos de Tolkien. Me lo regaló y dedicó un madrileño accidental en la Sagrada Familia de Barcelona hace muchos años.
    Con Saramago normalmente ganas en el cambio.

    Un abrazo

    • Me puedo jactar de haber leído el Silmarilion hace ya mucho tiempo, pero tengo que reconocer que con los cuentos inconclusos no he podido, si alguno suelto, pero no más.
      Saramago ha sido un descubrimiento que pienso seguir disfrutando.
      Madrileño accidental ¡qué concepto! ¿y qué madrileño no lo es por accidente?
      Me alegro de verte por aquí.
      Iñaki

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s