mi acantilado

Mi acantilado es un sitio precioso, es un sitio mágico, un sitio especial.

Hay un sol tibio de esos que te acarician y te confortan. Ni demasiado calor, ni demasiado frío. Con hierba mullida de un verde brillante que se mece con el viento estelar. Ese viento que ondea en tu pelo cuando te asomas para mirar las estrellas. ¡Mira allí están las Pléyades!, y por allí Orión, y si te sientas un rato a mirar el universo te premiará con preciosas estrellas fugaces.

Hay mucha Paz, es un sitio confortable. Es como si formara parte de mi, como si lo conociera de siempre, como si siempre hubiese estado ahí esperando a que yo llegara para contemplar el infinito delante mía. Pero ese infinito no es algo ajeno, es como una prolongación, algo que forma parte de mi, de alguna manera que todavía sólo intuyo.

Mi acantilado sólo lo conozco yo, porque es mío, yo lo he creado, pero si quieres te invito un rato.

Anuncios

6 Respuestas a “mi acantilado

  1. QUerida Cris, que suerte tienes de tener un propio y único acantilado, yo también lo tengo y me pasa como a ti, me dejo llevar y entro en comunión con todo lo que ahí me habla. Estaràs ya muy nerviosa esperando a tu hombre, creo que la sensibilidad aflora en estos momentos, eso es bueno, imagina todo lo que tienes, una primavera que estará estallando en cada rincón de tu continente, un hombre que llegará lleno de riquezas y un acantilado, eres casi tan rica como el principito cuando tenía su rosa.
    Un abrazo querida, y ahora voy a contestar tu correo, lo leí y luego, tu sabes.., “le contesto altiro”, y el tiempo se lo engulle.
    Más abrazos.

    • Y se te olvida algo más muy importante… gente como muy cerca aunque parezca lejos.
      Muchos besos y risas tintineantes desde las estrellas que se ven en mi acantilado.
      Cuando quieras te invito.

  2. Yo acabo de estar ahí, apenas estaba cayendo la noche, el cielo estaba de ese color gris-violeta que tanto me gusta y que a la vez me pone un poco triste… hasta que comienzan a aparecer las estrellas. Cris, lo mejor es la brisa fresca y un perfume que no logro identificar, es algo que parece madera o resina, como seco y dulce al mismo tiempo. ¡Cuánto espacio! Es una maravilla estar lejos de la ciudad, donde las estrellas no tienen necesidad de esconderse y se despliegan ante nuestros ojos así, con esa abundancia casi infinita. Hermoso.

  3. Tu acantilado parece mágico.
    El mio también lo es solo que yo me quedo embobada mirando al mar en vez de levantar la cabecita para ver las estrellas.

    Un saludo

    • Hola, si que es mágico, si… y el tuyo también debe serlo, el mar tiene mucho encanto.
      La verdad es que yo tengo sentimientos muy variopintos acerca del mar…
      Vuelve cuando quieras.
      Cris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s