Archivo del Autor: unmundomejor

Son aquellas pequeñas cosas…

Los niños están durmiendo, Iñaki aún no ha llegado y aunque la casa esté en silencio y mi ordenador mudo, en mi cabeza suena nítidamente…

 

Mañana se gradua Bruno, ya termina el cole y un montón de recuerdos se agolpan en mi cabeza. Podrían ser recuerdos de ayer, no necesariamente de hace doce años, ni diez, ni ocho… podrían ser todos perféctamente de ayer y como dice Joan Manuel en este tema

“como un ladrón te acechan detrás de la puerta, te tienen tan a su merced como hojas muertas , que el viento arrastrá allá o aquí, que te sonríen tristes y… nos hacen que lloremos cuando nadie nos ve…”

Nuevo proyecto para hacer de éste un mundo mejor…

Hace demasidos meses que este blog está ahí, en un rinconcito esperando paciéntemente a ser retomado.

No es que no haya recursos que contar con los que hacer de este un mundo mejor, pero a veces se va posponiendo, posponiendo el sentarse a escribir y ésta me ha parecido una buena excusa para retormarlo.

Hace unos meses, encontré pegado en la puerta de mi portal un cartel en el que aparecía una foto encantadora y amistosa de unos cuantos chavales, con un texto que decía algo así como que estaban recogiendo objetos, libros, discos, películas… que ya no usáramos para venderlos en un mercadillo y destinar lo recogido a un proyecto en Etiopía. Tenlo preparado todo que pasaremos a buscarlo tal día a tal hora. Me encantó la espontaneidad, fué como una bocanada de aire fresco, las caras sonrientes de los niños… (¡qué buen rollo pensé!) pero la cosa se quedó en el tintero: poco tiempo para buscar, el día que pasaban a recogerlo no estábamos en casa, les conocía de vista y no coincidía con ellos…

Mira tú por dónde hace un par de semanas, en un partido de baloncesto de hijos y padres, charlando con algunos de los papás, volvió a presentarse el proyecto y fuimos invitados a participar.  Quedada para organizar los objetos recogidos en la casa de Mar  y preparar el puesto para el mercadillo solidario.

Cuando llegué  a la casa, había un buen alboroto, un montón de cajas, objetos, libros, pelis… y movimiento de gente trabajando en equipo. Los chavales preparaban los carteles con fotos de los niños de aquí y de los niños que iban a recibir la ayuda, otros clasificaban las películas en cajas, ¿qué hago con ésto?, ¿en qué caja lo pongo?… Realmente se les veía alegres al respecto. Después de un buen rato de organizar… quedada para el día siguiente en el mercadillo.

Domingo, 10:30 de la mañana. Los chavales y los papás descargando las cajas y montando las mesas, alguien que sugiere dividirnos en equipos, ¿quién se encarga de la ropa?, ¿quién de la cerámica?, ¿y de los libros?… en un rato ya estaba el puesto montado con una ilusión que lo envolvía todo. Unos doblaban y colocaban la ropa, otros colgaban los carteles, otros se encargaban del dinero, los padres ayudaban pero realmente se les otorgaba responsabilidad a los niños.

Y es que “sólo” hay que proponerles algo en lo que trabajar y realmente dejar que lo hagan (ése es el fallo que a veces cometemos los adultos, no dejarles). Daba gusto ver las sonrisas en sus caras.

Ellos son el futuro y podemos  enseñarles que lo que no nos gusta de este mundo se puede cambiar y que ellos pueden hacer cosas importantes por ello.

Y… éste es el resultado

http://www.abayetiopia.org/mercadillo-solidario-por-etiopia-organizado-por-el-club-de-los-aventurerosas-de-hoyo

Muchas felicidades a todos (a los niños y los padres) y enhorabuena por la iniciativa y por el trabajo.

lilas

En el lilo duermen las lilas,
cansadas de tanto trasiego.
Mira que vienen abejas,
mira que pasan volando
y se detienen en el lilo
a libar néctar sagrado.

 

Por ahí vienen los chiquillos,
jugando llevan un ramo,
que entregan a su maestra
con el corazón en la mano.

 

Se secaron ya las lilas,
ya no les queda perfume,
lo han repartido todo,
se secaron ya sus ubres.

En el lilo duermen las lilas,
cansadas de tanto trasiego,
toda la noche y el día
su perfume regalando.

Haití (II)

Los penúltimos preparativos. La casa es amarilla. Toda la gama de sentimientos y sensaciones posibles (e imposibles) hecha un nudo en la boca del estómago…

Protegido: para Eduard

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: para Pat

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

A nuestros amigos…

… OS QUEREMOS MUCHO

A buenas horas, mangas verdes – diréis, porque ponemos nuestra tarjeta de felicitación pasado año nuevo. Pero si tenemos en cuenta que ahora llegan los días de más ilusión y magia de todas las fiestas (el cumple de Bruno y el día de Reyes) la cosa cambia. Si tenemos en cuenta también que no hemos parado ni cinco minutos entre pitos y flautas, se comprende mejor. Y si reconocemos que somos un desastre que lo dejamos todo para el último minuto, se nos perdona todo pues al menos hemos tenido la delicadeza de no esperar a carnaval para felicitaros la Navidad.

Igual que en casa ponemos el arbol (eso que asoma verde entre tanto adorno) con todas las felicitaciones que recibimos, hemos querido ponerlo aquí para compartirlo con todos vosotros.

Muchas gracias a todos por estar ahí. Ojalá que compartamos muchas más cosas durante el próximo año y más allá…

Un beso enorme de Bruno, Iñaki, Darío y Cristina.